< Regresar

Dulcería Santa Rosa

  • Jr. Leoncio Prado 471, Magdalena del Mar
    263-5053

Horarios de Atención:
Lunes a Domingo
11:59 A.M. - 9 P.M.

Gasto Promedio:
S/. 10

Ocasión:
- Familiar
- Niños

Formas de Pago:
Efectivo

Servicios:
Estacionamiento Accesibilidad
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas
Loading...

“No faltaba un postre en la mesa, cualquier día de la semana y siempre diferente”, recuerda Charo Scheelje sobre la creatividad dulcera de su madre Rosa Emilia Luna. Esa habilidad la llevó a abrir, allá por 1968, Dulcería Santa Rosa. “Quería tener un negocio sin descuidar su casa”, continúa una de sus herederas. Así comenzó la leyenda de esta tradicional dulcería de barrio cuyo mostrador reluce toda clase de postres limeños hechos en casa: mazamorra y arroz con leche, ranfañote y sanguito, dulce de membrillo y camote, bien me sabe y más. Las recetas de mamá Rosa han pasado de madres a hijas y ya nos encontramos con una cuarta generación (aún en el colegio pero con entusiasmo por meter las manos en la cocina) que ayuda a preparar estas joyas dulceras.

“Mi mamá decía ‘ustedes tienen que aprender para que no se pierda la tradición’. Y nosotras también lo inculcamos a nuestras hijas y nietos. Mi nieto, de 11 años, ayuda a hacer la masa”, dice Charo quien se reparte la preparación de postres con sus dos hermanas. Carmen trae su torta y Marina hace brownies, pastel de choclo dulce y salado, humita y cocada. Ella prepara mazamorra, frejol colado, dulce de camote y membrillo. Mientras que su hija Giovanna lleva el arroz con leche y los demás dulces a la venta. Cada una tiene una labor que cumplir.

Todos los días nos encontramos con unos 25 postres cuyas recetas han pasado de generación en generación. Doña Charo guarda un cuaderno, ya amarillo, dividido en las recetas de comidas de su papá y los postres de su mamá. Ese cuaderno vale oro. “Una vez mi hija le preguntó a mi mamá por las medidas, ‘las tengo acá’ (en su cabeza) respondió. Entonces comenzamos a pesar y sacar medidas”, relata la encargada de la dulcería. Desde entonces, el recetario familiar se ha expandido y ha agregado postres modernos como el tres leches de una de sus hijas. Cada uno de los habituales visitantes tiene su postre favorito, ¿cuál es el suyo?

Cuéntanos tu experiencia