< Regresar

Casablanca café-bar

  • Calle Isis 870, Urb. Mercurio, Los Olivos
    998 268 443

Horarios de Atención:
Lunes a Jueves
18 P.M. - 1 A.M.

Viernes, Sábado
19 P.M. - 3 A.M.

Gasto Promedio:
S/. 31-50

Ocasión:
- Nocturno

Formas de Pago:
Efectivo Visa

Servicios:
Wifi Reservaciones
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas
Loading...

Todo empezó, hace 17 años, en el garaje de la casa de sus padres en Los Olivos. Entre notas de bossa nova y blues, que incitan más a la conversación que a la pachanga, Roberto Ríos empezó a construir una coctelería de autor. Algo distinto a lo que se ofrecía en la zona por aquella época. El bar se “apropió” de la casa y el pisco se “apoderó” de la carta. “Enseñamos a las nuevas generaciones que tomar un buen coctel no es caro ni aburrido”, señala el dueño y bartender que inició la experiencia a los 23. Ahora, el 80% de sus ventas se centran en la coctelería y lo restante entre platos y cerveza (sí, la popular chela ha quedado relegada a segundo plano por acá).

En Casablanca decidieron imponer la moda y no seguir copiando lo que hacían en otros distritos. La misión: formar la identidad de la coctelería en Lima Norte. Investigaron la zona, de la mano de historiadores, e identificaron algunos insumos que se usaban en tiempos preincas: pepino, cítricos, hoja de coca además de ser productores de pisco. Así nacen tragos propios como capitán Casaretto (en homenaje al italiano que elaboró pisco donde ahora es el centro de Los Olivos), colli mule (con limón criollo y ginger beer artesanal) y el quivis fizz (macerado de coca, limón, jarabe de muña y menta y tónica).

No dejan de lado la coctelería más tradicional -en la barra trabajan hasta con seis marcas de pisco- desde sours y achilcanados, pasando por el zamboni y pisco punch. O, si buscamos otros licores, es el turno del negroni, moscow mule o mojito. “Ya nos cansamos de las piñas coladas y daiquiris. Tratamos de posicionar la coctelería clásica y la gente lo está aceptando”, destaca Roberto. Relájese con la música y pida uno de los cocteles de la casa junto con unos tequeños de lomo saltado o brochetas para compartir.

Cuéntanos tu experiencia