• Lima Sabe
  • Descubre los auténticos sabores de la ciudad a través de estos deliciosos recorridos.

    ¡La aventura comienza aquí!

Jóvenes cocineros – Ruta 1

Compartir en:

Forman parte de una nueva generación dispuesta a tomar acción fuera del fogón. Nos encontramos con un grupo de jóvenes enfocados en aprovechar de manera sostenible los productos y promover los insumos nativos, responsables con su entorno, con emprendimientos innovadores y que trabajan en conjunto para llevar la cocina a otro nivel. Ellos toman la posta para darle nuevos aires y empuje al ‘boom’ gastronómico. Siéntese a sus mesas y conózcalos mejor.

Forman parte de una nueva generación dispuesta a tomar acción fuera del fogón. Jóvenes enfocados en aprovechar de manera sostenible los productos, promover los insumos nativos y con emprendimientos innovadores. Siéntese a sus mesas y conózcalos mejor.
    • 1
    • Jerónimo

    La popular cinco esquinas de La Mar se ha convertido en el lugar de moda de los foodies. La propuesta de Moma Adrianzén sintetiza experiencias y sabores de todos sus viajes de Malasia a México y de Australia a la India. Jerónimo es una esquina festiva, amigable y con una propuesta ecléctica. Vas a encontrar sabores de todo el mundo. La influencia española, mexicana y asiáticas se alinean muy bien al lado de un cebiche o tiradito. El espacio es dominado por una hermosa barra que conecta la cocina con un horno Josper, la estrella del restaurante. Prueba el asado de tira braseado o unos tacos. El bar, comandado por Andy Valderrama, es un paso obligado por su coctelería de autor y reinvenciones de clásicos como moscow mule y negroni.

    • 2
    • La Picante

    De sus inicios como una pequeña barra cebichera, La Picante dio un salto a un espacio más amplio donde los clientes disfrutan de una sobremesa sin prisas. “Es la misma esencia, pero con propósito de huarique”, indica Fransua Robles quien armó la idea junto con Aaron Ching y Ray Alarcón. La suerte les sonrió especialmente después de un momento de duda en el que pensaron competir con los otros 4 puestos de menús que funcionan en su cuadra. La perseverancia funcionó y encontraron su público. Su esencia son los pescados y mariscos. Ofrecen almejas y choros, 4 tipos de cebiches y la contundente causa de la Abuela para 4 personas. Entre los platos calientes van desde los sudados (hay de pescado entero) hasta los arroces. Lo principal en esta cocina es el respeto por los insumos: la pesca sostenible, los pesos mínimos, la no depredación son temas fundamentales para el equipo.

    • 3
    • Matria

    Una de las vecinas del corredor de la avenida La Mar, en Miraflores, Matria tiene un concepto muy claro: la comunión con la Madre Tierra. Por eso, la propuesta de Arlette Eulert, su chef-propietaria, se centra en el uso de insumos locales, amigables con el medio ambiente y trabajados pensando en su mejor provecho. Su carta es concisa y se renueva con las estaciones. Tiene una buena sección dedicada a los pescados y mariscos, pizzas y carnes. Si quieres probar un clásico, pide las conchas Indochina… ¡no tienen pierde!

    • 4
    • Tzuru

    Jorge Matzuda y Masa Hamada -itamaes que se conocieron cuando trabajaban en Edo- van más allá del popular maki con sabor peruano. Ellos proponen una cocina moderna manteniendo la esencia de su identidad. “Vamos a enseñarle a la gente que la cocina nikkei no es solo el maki acebichado. Son más de 100 años que tenemos en el Perú. Hay mucha tradición de por medio que no se conoce, y no queremos se pierda, pues lo nikkei ya es parte de la cultura peruana”, explica Jorge. De la amistad en común, los sabores del hogar y el deseo de armar su propio restaurante nació Tzuru. Más de mil grullas en origami decoran el espacio, ubicado en San Isidro. La carta va desde lo nikkei hasta lo puramente japonés. En tu visita, prueba unos nigiris de conchas de abanico, con gelatina de leche de tigre y su chalaquita con hierba buena; un nikuman crocante (sanguchito con panceta y karashi o mostaza japonesa) y termina con un cebiche nikkei.

    • 5
    • Barra Lima

    Detrás de la barra se habla español, pero con diferentes acentos: colocho, veneco, argentino. John Evans nos presentando al equipo internacional de Barra Lima -“una completa diversidad cultural”- quienes ayudan a crear una propuesta marcada por lo urbano, casual y popular. “Es una cocina divertida que cambia constantemente y donde hay mucha textura, sabor y color”, agrega el dueño. Él trabajó, durante 10 años, en cocinas extranjeras antes de volver a Lima. Su proyecto guarda una buena relación con las despensas andina y amazónica. La barra abierta nos permite ver cómo preparan los platillos: el sánguche de pejerrey, la deliciosa causa andina de pulpo, el arroz shipibo (con influencias del norte y la amazonía) y el aguadito. La visita no estará completa sin los postres como el divertido chape de moza callejero (¡rompa la esfera de chocolate blanco para descubrir el relleno!).

Déjanos un comentario