• Lima Sabe
  • Descubre los auténticos sabores de la ciudad a través de estos deliciosos recorridos.

    ¡La aventura comienza aquí!

El Centro en seis pasos

Compartir en:

El Centro de Lima es el corazón de la ciudad, uno de los lugares más interesantes de Lima en lo que refiere a gastronomía, arquitectura e historia. Una historia que se remonta mucho antes de la llegada de los españoles. Las antiguas culturas prehispánicas ya habían ocupado esta zona hasta convertirla en un fértil valle agrícola. El mismo río Rímac era, hasta parte del siglo pasado, un río camaronero (¡imagínense!). Desde entonces, mucha agua ha pasado bajo el puente.

Con la llegada de los españoles, sin embargo, las cosas cambiaron. La plaza del centro se convirtió pronto en un gran mercado, un mercado que, con el paso del tiempo, fue mudando de sitio y tamaño hasta convertirse en lo que hoy es el Mercado Central de Lima. Un paseo al centro no estaría completo sin una visita a este mercado y al Barrio Chino, uno de los enclaves más importantes de la comunidad china en América Latina (y materia de otra ruta, por supuesto).

Para la época republicana, Lima ya tenía costumbres asentadas. Era una urbe con una cultura y costumbres gastronómicas propias, algunas de las cuales perduran hasta nuestro días. Los que mejor han sabido retratar estas tradiciones han sido los escritores costumbristas, como Ricardo Palma, y pintores como Pancho Fierro y sus famosas acuarelas. ¡Pareciera que, desde hace unos cuantos siglos, los limeños solo pensamos en comer!

La ciudad, pues, pasó a convertirse en una metrópoli clave en el mapa latinoamericano actual. Los viajeros encontrarán acá los monumentos y edificios más importantes de Lima: el Palacio de Gobierno y el Municipal, la Catedral de Lima, y no muy lejos de ahí, los conventos de Santo Domingo y San Francisco. Camine por el jirón de la Unión hasta la plaza San Martín; y en sentido contrario, cruce el río Rímac y visite el distrito bajopontino, con igual valor patrimonial que el del Cercado. Lugares que han sido frecuentados por los grandes personajes del siglo XX y que al mismo tiempo han sido escenario de poesía, arte y música; así como de celebraciones democráticas, deportivas y religiosas, como la del Señor de los Milagros, una de las más populares de América.

En esta selección del Centro hemos incluido bodegas, restaurantes y comida de la calle. Solo un bocado del corazón de Lima, una muestra, como para dejarlos con ganas de más.

 

El Centro de Lima es el corazón de la ciudad, uno de los lugares más interesantes de Lima en lo que refiere a gastronomía e historia. Aquí encontramos los bares más tradicionales, legendarios restaurantes, tabernas, bodegas y cafés que han sabido mantener su propuesta –y su fama– a lo largo de décadas. Lugares que han sido visitados por los personajes más ilustres del siglo XX y que al mismo tiempo han sido escenarios de poesía, arte, música y hasta celebraciones democráticas. Sin embargo, en esta selección del Centro hemos incluido bodegas, restaurantes y comida de la calle. Para más opciones, visita nuestra ruta de Bares y Tabernas del Centro.
    • 1
    • El Chinito

    Comienza este recorrido probando uno de los mejores sánguches de chicharrón que se encuentran en nuestra ciudad: el de El Chinito. Te recomendamos ir en mancha y pedir algunos de sus excelentes acompañamientos para este clásico de clásicos. Puede ser una porción de costillitas de cerdo, un sánguche de jamón del país o uno de jamón del norte. Los chicharrones del Chinito son garantía de sabor y lujuria. Cada sánguche vale como un almuerzo. ¡De verdad! También recomendamos ir temprano, especialmente los fines de semana, porque la cola de pedidos, en el local del Centro, es de varios metros. Para beber hay varias opciones: chicha morada, emoliente y gaseosas.

    • 2
    • L’Eau Vive

    La cultura gastronómica religiosa tiene larga data en nuestra ciudad, pero mayormente se enfocaba en los dulces (los dulces de convento son por supuesto, materia de otra ruta). L’Eau Vive, sin embargo, sirve almuerzos y cenas. Ubicado en una preciosa casona construida en el siglo XVIII, estamos frente a una joya gastronómica escondida en el centro de Lima. Se trata de un restaurante dirigido por unas hermanas francesas de la congregación ‘Trabajadoras Misioneras de la Inmaculada Familia Donum Dei’, que financian sus obras sociales con las ganancias obtenidas en el restaurante. Comer y colaborar, resa tácitamente su lección. La cosa acá es simple: almuerzos caseros con opción de menú y platos a la carta, o cenas de comida francesa con el respectivo canto del Ave María a las 9:00 pm. Una experiencia celestial.

    • 3
    • Villa Histórico

    Qué sería de un barrio sin un buen pollo a la brasa. Sí, es cierto que no es una tradición muy longeva, y tampoco muy estilizada, pero los limeños somos polleros y hacía falta, en el centro de la ciudad, de un buen lugar donde comerse un buen pollo a la brasa. Ubicado en la histórica casona Pancho Fierro –un inmenso predio restaurado y decorado con réplicas de la obra del famoso acuarelista peruano del siglo XIX–, aquí podrás encontrarás una excelente opción para disfrutar deliciosos pollos a la brasa y parrillas. Explora el local y déjate envolver en un ambiente histórico mientras comes un pollo a la brasa de aquellos…

    • 4
    • Bodega Carbone

    Esta tradicional bodega fundada por italianos en 1923 se encuentra en las esquinas de los jirones Huancavelica y Caylloma, a un paso del Teatro Segura, uno de los más importantes de nuestra ciudad y uno de los más antiguos de América (su construcción original data del siglo XVI). Pero estamos sentados en la bodega Carbone. Aquí la oferta gastronómica se ha sabido mantener a lo largo de los últimos años y tanto vecinos como transeúntes se deleitan al disfrutar sus sánguches de pejerrey, de jamón del norte o sus butifarras. Se trata de sánguches tremendamente especiales debido a una salsa secreta con la que bañan sus panes antes de llenarlos y servirlos. El combo no está completo si no se acompaña con una bebida caliente o una gaseosa. Un tentempié infaltable durante tus paseos por el centro o previo a tu ingreso a los teatros de la zona.

    • 5
    • La Cúpula

    Si lo que se busca es una experiencia más sofisticada, el restaurante La Cúpula del Hotel Sheraton es el lugar ideal. Claro, no se ubica en el Centro Histórico mismo, pero este hotel siempre llamará nuestra atención porque muestra un estilo típico de mediados del siglo pasado y que ha sabido mantener a pesar del paso de los años. En La Cúpula se sirve un almuerzo que incluye un buffet estilo rodizio brasilero, en el cual se ofrecen más de 14 cortes de carnes de todo tipo y de primerísima calidad. Para acompañar, ofrecen un amplio buffet de ensaladas internacionales, comida japonesa, potajes peruanos y pastelería fina.

    • 6
    • Tío Candela

    ¿Qué sería de Lima sin la comida de la calle? Ella es la cumbre de la gastronomía popular (pensemos si no en las anticucheras o vendedoras de choclo), y el Tío Candela representa no solo eso, sino la búsqueda de la excelencia y la maestría en el dominio de un platillo; en este caso: el pescado frito. Todos los días a partir de las 5:30 pm., la cuadra cuatro del jirón Angaraes se convierte en un lugar privilegiado para los amantes de la comida callejera marina. Ahí se instala “El Tío Candela”, una propuesta de pescado al fogón que reivindica aquellas propuesta en las que la simplicidad está por encima de todo. La pesca del día se exhibe en la calle para que los comensales –transeúntes avispados o clientes fieles– elijan la variedad de su preferencia. Luego el pescado se fríe solo con sal sumergido en aceite. Se acompaña con una sarza criolla –de autor–, arroz o yuca. También tienen deliciosas y crocantes hueveras fritas. “El tío Candela” merece un reconocimiento nacional. ¡Larga vida!

Déjanos un comentario