< Regresar

Qalani


Horarios de Atención:
Martes a Domingo
11:30 A.M. - 04:00 P.M.

Gasto Promedio:
S/. 31-50

Ocasión:
- Cualquier Ocasión

Formas de Pago:
Efectivo Visa

Servicios:
Wifi Reservaciones Delivery Estacionamiento Accesibilidad
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas
Loading...

Los murales de pulpos gigantes y un mar de peces dominan tanto la barra como el ambiente del local. Estamos en el lugar correcto para satisfacer nuestros antojos de cocina marina. Recientemente, las barras cebicheras se han convertido en una de las opciones más sabrosas -para restauradores y comensales- por significar una menor inversión que un restaurante, usar productos de temporada y ofrecer una carta corta. Pero es preciso un toque distinto. Por ello, al concepto de barra marina, Qalani le sumó un toque de picantería ofreciendo una carta 80% de pescados y mariscos y 20% picantería.

“Abrir un restaurante, con todas las de la ley, significa demasiada inversión. Al ver eso, se dio pie a las barras cebicheras que representan una menor inversión pero la misma oferta”, explica el chef Renzo Miñán. Así surge Qalani (en quechua perseverancia y vigor), un local que representa bien la esencia de la barra. A fin de año planean abrir uno más y, en un futuro, esperan sumar otros tres alrededor de Lima.

La sostenibilidad -la pesca diaria- forma parte de su ADN. A mediados de año, encontramos seguido el pez vela y espada, la cojinova y la cabrilla. En mariscos: desde choros hasta pota (“es un producto sumamente versátil y nutritivo. Sirve para chicharrón, sudado, cebiche”, recalca Miñán).

La propuesta es a la carta -no menú, algo infrecuente en la zona- pero ofrecen un plato del día que puede variar desde cau cau hasta pollo al cilindro (S/.18). Más que breve, la carta es precisa y nos invita a pedir varias opciones para compartir alrededor de la mesa: pulpo al olivo, sánguche de pejerrey, cebiches (el de la casa viene con cremoso de ajíes y pulpo), causas (de pejerrey, pulpa de cangrejo o pollo), leche de tigre, arroces (el norteño viene con algunos mariscos y salsa de zapallo loche) y los criollos del día (como lomo saltado). A los platos marinos le dan un giro con decorándolos con insumos como quinua, olluco, oca, arracacha, etc. El gran estelar es la pesca entera: pídela en cebiche, sudado y/o frita.

En la barra predominan los macerados de piscos y las cervezas artesanales. Los viernes se alistan para el after office y aparecen piqueos (chicharrones, tequeños rellenos de pulpa de cangrejo, anticuchos) para acompañar con los chilcanos. Buen fin de semana.

 

Cuéntanos tu experiencia