< Regresar

Mi dulce cía

  • Calle Ignacio Merino 489, Miraflores
    288-5417

Horarios de Atención:
Lunes a Sábado
4 P.M. - 10 P.M.

Gasto Promedio:
S/. 11-30

Ocasión:
- Familiar
- Cualquier Ocasión
- Niños

Formas de Pago:
Efectivo

Servicios:
Delivery Estacionamiento
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas
Loading...

Todo partió con un rinconcito de comida criolla, ahora se suma un escondite dulce. La tradición de mamá Teresa continúa con su hija Elena quien abrió Mi dulce cía, un espacio chiquito y acogedor para los amantes de los postres de antaño. El día se le hacía largo a Elena Santos una vez que cerraba la puerta de El rincón que no conoces. Como la ociosidad no es buena compañera, decidió convertir un viejo deseo en realidad y, al mismo tiempo, honrar la memoria materna. “A ella le gustaría que abriera mi propio camino”, comenta instalada en su segundo reino.

Pocos saben que El rincón que no conoces comenzó como una dulcería, pero sus visitantes pedían insistentemente platos para el almuerzo por lo que los postres quedaron relegados a unos cuantos en la vitrina. Elena recupera esa vena dulce heredada de las mujeres de su familia. Su abuela le enseñó a preparar budín, de pequeña ayudó a su madre a armar tortas de bodas y sus tías no se quedaban atrás.

Ella sigue las recetas familiares para tentarnos con manjar de pallar, huevo chimbo, ranfañote, sanguito, tejas, bodoque y otros postres de la Lima antigua que acompaña con repostería contemporánea y foránea como una torta de chocolate y pie de limón. En el mundo salado encontramos empanadas, quiches, un par de sanguchitos y humitas. Ya llegó la cafetera para mantener a raya el azúcar. Elena reconoce que ha sido osado abrir una dulcería con este solazo, pero espera con paciencia el invierno para sacar nuevos postres como compotas, manjar de coco y otros dulces ya olvidados por la mayoría. “La gente siempre va a volver a su tradición. Tiene añoranza por lo que hacían su mamá o abuela. Trato de recuperar esos sabores perdidos”.

Cuéntanos tu experiencia