< Regresar

La Balanza

  • Av. Emilio Cavenecia 162, San Isidro
    222-2659

Horarios de Atención:
Lunes a Sábado
12:30 - 23:00 P.M.

Domingo
10:30 A.M - 16:00 P.M.

Gasto Promedio:
S/. 51-100

Ocasión:
- Cualquier Ocasión

Formas de Pago:
Efectivo Visa Master Card

Servicios:
Wifi Reservaciones Estacionamiento Accesibilidad
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas
Loading...

A pocos metros del agitado óvalo Gutiérrez, encontramos La Balanza y su propuesta gastronómica basada en el equilibrio. Un espacio para olvidarse el estrés y disfrutar de una comida que respeta el balance entre lo que se sirve a la mesa y el cuidado del planeta. En la entrada, un pequeño minimarket ofrece algunos insumos (frutas, café, cereales) como un primer paso antes de entrar en contacto con este bistró sostenible creado por Gonzalo Sandaza (de quien partió la idea), Rafael Casabonne (empresario gastronómico que dirige Cusco Restaurants) y el chef Coque Ossio. “Siempre había querido tener un restaurante”, recuerda Gonzalo quien sigue un estilo de vida sana a través de la alimentación.

El equilibrio se traduce en una carta estacional que emplea insumos de temporada. El fin es que la comida sea la base para una vida saludable. Sana y sabrosa. “Nuestra idea era encontrar el balance exacto entre comer rico y comer bien sin privarte por eso”, acota. En esta cocina casual y alegre, el menú es una mezcla interesante con influencias globales e insumos locales (incluyendo súper alimentos peruanos como la quinua, cañihua, kiwicha, camu camu, cacao, entre otros)

Lo más llamativo de la carta es la parte vegetal como una sopa de zanahoria con aromas de jengibre, hierbaluisa y leche de coco; una poderosa ensalada de quinua, camote, queso feta y bayas; unos reinventados ñoquis de beterraga y tacu tacu de pallares con seco de hongos. Sí, hay platos libres de lactosa y de gluten, para vegetarianos, veganos y celiacos; pero también para carnívoros. Su acercamiento a la comida sana no va por el lado de servir solo verduras ni dietas; sino en la calidad, la preservación y el respeto por los insumos.

Por ello trabajan con cultivos orgánicos, ganado de pastura y pesca artesanal; además de promover los materiales reciclados como en el caso de los individuales. “A La Balanza viene gente que se preocupa por esos temas (platos libres de gluten o veganos), pero también el que no se preocupa por esas restricciones. Queremos fomentar el consumo de alimentos cultivados por comunidades y huertos orgánicos”, precisa Gonzalo. Así disfrutamos sin culpas del carpaccio de pulpo, las conchas a la parrilla, un ingenioso zucchini spaghetti a la carbonara o su versión de lomo saltado.

Ojo: La Balanza cierra de 4 a 7:30 p.m.

Cuéntanos tu experiencia