< Regresar

El torito

  • Jr. Ayacucho 400, Santiago de Surco
    247-4018

Horarios de Atención:
Lunes a Domingo
12 P.M. - 19 P.M.

Gasto Promedio:
S/. 31-50

Ocasión:
- Cualquier Ocasión

Formas de Pago:
Efectivo

Servicios:
Reservaciones
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas
Loading...

Se abren las puertas y, poco a poco, van llegando los clientes. Damos un vistazo a las mesas y en casi todas se luce un señor sancochado. No hay duda que es el rey del lugar con su medio kilo de punta de res, suficiente para satisfacer a dos comensales de buen diente. Don Fausto Luyo inauguró el local allá por 1951 cuando las paredes eran de adobe y las calles aún no estaban pavimentadas. Por las tardes, amarraba un torito en la esquina del local. Así el restaurante se hizo conocido como El torito. Ahora es su hijo Gabriel, con dos hermanas, quienes atienden el establecimiento. Don Fausto nos dejó hace poco y sus hijos muestran un especial orgullo por continuar con su trabajo. “Todo lo que hemos logrado ha sido por él”, recalca Gabriel tras señalar que ahora atienden a los nietos de los primeros clientes.

Vamos por el plato principal: el sancochado cuya carne se pone a hervir (con todo y hueso) durante unas 4 horas para darle suavidad. A la mesa nos llega con camote, papa, yuca y choclo (en la base), encima se sirve la carne, luego van las verduras (zapallo, zanahoria, nabo y garbanzos) todo cubierto por una col. A su lado van 2 tazas de consomé y, para aderezar, sarza criolla, ocopa y rocoto molido. Otro favorito es el churrasco: medio kilo de carne servido en una fuente y acompañado de arroz, frejol, huevo y plátano frito. Y para los del barrio, la tradicional huatia sulcana.

Como carnicero, don Fausto traía el mejor ganado a Surco. Entonces, con su esposa, decidieron vender piqueos y platos sencillos a base de carne (como lomo saltado). Cuando quedó viudo, decidió seguir con el restaurante y, lentamente, fue incorporando otros platos con camarones, cabrito, lechón y cuy. “Para la gente que le gusta la calidad y cantidad”, como dice Gabriel. Él nació en el 66′ cuando el local adquiere el diseño actual. Sus mejores maestros fueron los mismos cocineros detrás de los fogones de El torito y ahora continúa con el legado.

Cuéntanos tu experiencia