< Regresar

Cate Tasting Room

  • Calle Independencia 269, Miraflores
    446-3041

Horarios de Atención:
Lunes a Sábado
08:00 A.M. - 10 P.M.

Gasto Promedio:
S/. 11-30

Ocasión:
- Cualquier Ocasión
- Negocios

Formas de Pago:
Efectivo Visa Master Card

Servicios:
Wifi Estacionamiento
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas
Loading...

En este espacio, el café, el chocolate y el té (todos 100% peruanos) están al mismo nivel. Si eres amante del café, pronto aprenderás a conocer y amar a las otras dos bebidas (o viceversa). “El cafés es el más pedido, pero existe un interés por consumir más té y chocolate. Se trata de revalorizar estos dos”, comenta Silvana Quintero, administradora de Cate Tasting Room. Algo parecido sucede entre los colaboradores. Los baristas llegan con gran conocimiento de café, pero no sobre las otras bebidas. “Eso lo trabajamos directamente acá”, agrega. Por ello, una vez al año, el equipo realiza capacitaciones viajando por el Perú y visitando cultivos de cacao, té y café. Cate es un ambiente dinámico donde se realizan catas y maridajes (¡atentos al Face!). La idea es que, en un futuro, vayas cualquier día (y a cualquier hora) para disfrutar de una cata.

Es momento de probar la carta. Trabajan con microlotes de café por lo que encontraremos novedades durante todo el año. Para los preparados en máquina de espresso usan San Marino y San Fernando (Cusco). Mientras que para los métodos alternativos (chemex, clever, prensa, etc.) emplean microlotes de la marca Coffee Hunter (a cargo de Jorge Mendez). Les ha llegado uno de Cajamarca (perfil a durazno, melocotones y mieles) y otro de Cusco. “La idea es buscar perfiles dulces para que la gente no busque agregar azúcar a sus bebidas. Es la guerra que tenemos los cafeteros”, dice Silvana tras una carcajada. Si una persona pide una opción sin cafeína ofrecen el café de algarrobo (con un tostado molido y preparado en cafetera italiana).

Para el té, trabajan con la marca Runaq (cultivado en los bosques de Huayopata, Cusco, desde 1914) con las líneas de té verde y té negro. Próximamente, piensan sacar bebidas digestivas, relajantes y estimulantes. El cacao llega de Piura, compran los granos, los procesan como nibs y elaboran en el local. “Si antes el chocolate me duraba 5 días, ahora me dura 2″, dice encantada Silvana, chocolatera de profesión y en estudios como sommelier de té. Así preparan su torta de chocolate y las bebidas. La estrella es el cacao chai (mezcla de té negro con chocolate al 70%). Para los más arriesgados (y choco lovers), prueben el choco latte con miel de ají charapita. ¡Solo pica unos segundos! Acompañamos cualquiera de las bebidas con quiches, sánguches o queques.

Cuéntanos tu experiencia