< Regresar

Catalina 555


Horarios de Atención:
Martes a Domingo
11:59 A.M. - 5 P.M.

Gasto Promedio:
S/. 51-100

Ocasión:
- Cualquier Ocasión

Formas de Pago:
Efectivo Visa Master Card

Servicios:
Reservaciones
Cheff: Heinrich Herold


1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas
Loading...

Heinrich Herold, para los amigos Heine, recuerda con cariño esas comilonas familiares en casa de los abuelos o los paseos por el mercado con la abuela. De chico se familiarizó con la cocina aunque recién en el último año de arquitectura se dio cuenta de su vocación. Lo suyo era estar frente al fogón. Esos recuerdos de comer y compartir, alrededor de la mesa, los transmite en el concepto de Catalina 555. Son platos generosos trabajados con buena técnica e insumos de temporada. “No nos atamos a un producto, un plato o a un tipo de preparación. Eso nos da libertad. Trabajamos lo que nos provoca cocinar”, cuenta Heine desde su restaurante en La Victoria.

Al entrar, hay que fijarnos en las pizarras (una para entradas, otra de fondos) para elegir qué pedir. No es un local de comida netamente peruana, pero sí casera. Él propone una vuelta de tuerca a recetas de toda la vida para sorprendernos con algo nuevo. “Sabores conocidos, pero platos únicos”, resume.

La especialidad son los guisos de largas horas de cocción. “Frente a las nuevas tendencias de trabajar el producto al mínimo, faltaba un restaurante con una fuerza importante de guisos. Hacemos la base (con alcohol, cerveza, vinos o chicha jora), un fondo de carne (cerdo, res, pato o pollo), aromatizamos con hierbas y terminamos el plato. Hay mil formas de guisar y brasear”, explica el cocinero que ha sumado unas 200 recetas para el local. Las carnes son parte importante de su propuesta –”por eso no nos visitan muchos vegetarianos”, bromea – pero en verano la pizarra se refresca con más opciones marinas.

Cebiche, escabeche, jalea y tiradito salen a la mesa preparados con bonito, pejerrey, atún o cual sea la pesca del día. Su versión del pulpo al olivo gallego es uno de los más populares y lo ha acompañado desde su apertura en el 2014. Lo mismo pasa con el asado de tira estofado a la cerveza negra (cocción de 10 horas gracias a la cual la carne se deshace con la cuchara) y el pastel de choclo relleno de ossobuco: perfectos para los carnívoros.

Apúrese y pida una sopa seca de mariscos o una tortilla con conchas, yucas, tomates y juguito de seco norteño. Las porciones de los platos, mejor dicho fuentes, son generosas y perfectas para compartir entre 2 o hasta 3. Si busca un bocado, pida un sánguche de huevera o chicharrón de pejerrey. Apague la sed con una bebida del día (maracuyá con carambola, naranjadas) o su coctelería con pisco.

Cuéntanos tu experiencia