< Regresar

Café Parisien – La p’tite France


Horarios de Atención:
Lunes a Domingo
7 A.M. - 11 P.M.

Gasto Promedio:
S/. 31-50

Ocasión:
- Cualquier Ocasión
- Negocios
- Romántico

Formas de Pago:
Efectivo Visa Master Card

Servicios:
Wifi Reservaciones Estacionamiento
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas
Loading...

Simon Vacher no exhibirá un producto en el mostrador si no está orgulloso del resultado. “Por ahora, no estoy 100% satisfecho con los macarrones”, nos dijo cuando lo visitamos en Café parisien. Seguían con las pruebas y ajustes buscando la consistencia perfecta (ni chiclosa ni dura) y solo se vendían cuando el lote estaba de acuerdo a su estándar de calidad. “Para mí, lo más importante es el trabajo que hay detrás para llegar a la perfección”, agregó el ex consultor de negocios francés. Usualmente, su equipo se toma unos cuatro meses de pruebas antes de lanzar un nuevo producto. Sabe que lo bueno toma tiempo y puede esperar por ello.

Poco a poco, le fue dando forma a la cafetería que se ampara bajo el paraguas de la marca y panadería La p’tite France que abrió, el año pasado, en Surquillo. Su premisa es técnica francesa e insumos peruanos que degustamos en una baguette (tradicional y de alcachofas), pan campesino (de mashua), ciabatta coca, pan andino cañihua además del suave croissant (hecho 100% de mantequilla).

Cuando solo existía la panadería, los clientes empezaron a pedir un cafecito, un par de sillas y así surgió la idea de Café parisien donde pudo extender la carta: sus ya conocidos panes y sánguches, éclairs y queques, jugos y cafés, ensaladas para el mediodía y tapas con vino o cerveza para la noche. Para Simon, dentro de toda esta oferta, el brunch es la estrella. Hay dos propuestas: el parisino (S./40) y parisino deluxe (S/.70). El primero viene con un jugo, bebida caliente, una canasta de panes (con untables y mermeladas), un croissant, huevos revueltos y un brioche. En el segundo caso se agrega una cava, una tartine (de pescado o carne), se ofrece otro tipo de huevos y una degustación de postres. La propuesta variará con el tiempo, comenta Simon.

En la familia de Vacher encontramos chocolateros, panaderos y chefs que, de pequeño, lo llamaban para que les ayude en la cocina. Por eso, cuando se enamoró de una peruana y decidió venir a su país le resultó obvio que debía trabajar en algo relacionado a la gastronomía. “Además de la buena reputación de la comida peruana”, subraya. Él apuesta por tres conceptos de negocio bajo la marca La p’tite France: la panadería, la pastelería fina (esperamos que abra su primer espacio muy pronto) y el café parisino. La mente de Simon Vacher está llena de planes. Para Café parisien ve un espacio, tipo bodega, para que el público se lleve a casa todo lo que ofrecen. ¿La plancha de quesos para llevar? Perfecto. ¿Las mermeladas, mantequillas y manjar? También. Otro tema es la cena francesa que podría realizarse un día a la semana. Y, en un futuro, también tiene el proyecto de abrir un restaurante. Las ideas nunca paran.

* Si quieres visitar La p’tite France, dirígete a: Jr. Gonzales Prada 599, Surquillo.

Cuéntanos tu experiencia