Regresar

Pisco sour

Pisco sour

Es nuestro coctel bandera. Una bebida que, aunque parezca sencilla, requiere mucha destreza. El equilibrio es el secreto de este coctel histórico: ni tan dulce, ni tan ácido, ni tan fuerte de alcohol. La receta que escogimos es la clásica, pero finalmente, todo depende de tus preferencias.

El secreto de un buen pisco sour es hacerlo con buenos productos. En especial, busca el mejor pisco que encuentres. Limones verdes, parejos; huevos frescos, hielo sólido, jarabe de goma y amargo de Angostura. Usa la coctelera si tienes una a la mano, si no, puedes reemplazarla por una licuadora.

Ten todos los insumos que necesites a la mano, y ten especial cuidado con el limón, que debe ser exprimido al momento y sin mucha fuerza para evitar que amargue. Desde que te provoca hasta que lo sirves, no debería pasar más de 5 minutos.

En una coctelera, vierte –en orden– el pisco, el jugo de limón, el jarabe de goma y la clara. Tape la coctelera con cuidado y agita sin hielo, para mezclar bien los productos.

Prueba la mezcla, corrige si es necesario y agrega el hielo. Cierra de nuevo y agita unos segundos más, hasta que obtengas la temperatura adecuada.

En una copa previamente enfriada, sirve el contenido de la coctelera usando una doble colador, para evitar que entre hielo al coctel. Termina con unas gotas de angostura y sirve.

Tiempo
5
min
Dificultad
Dificultad Media
Porciones
1
porción

INGREDIENTES

  • 3 onzas de pisco Quebranta
  • 1 onzas de jugo de limón
  • 1 onzas de jarabe de goma
  • Clara de huevo
  • 7 cubitos de hielo

CONSEJO

Si lo quieres más seco, usa menos dulce o más pisco. Hay quienes usan una proporción de 4/1/1.

Otras Recetas

Chupe verde

A puertas del invierno, combatimos su llegada con un reconfortante chupe verde. Le pedimos a Paola Palacios, chef de Huancahuasi, que nos enseñe a prepararlo.
Leer más
Otras Recetas

Lomo Saltado

Un plato que resume la identidad de la cocina peruana, en una receta fácil de hacer y muy versátil. Reemplaza la carne con el producto que quieras. Todo, al final, es salteable.
Leer más

Cuéntanos cómo te salió esta receta