Regresar

Fiestas Patrias: ¿qué se servía a la mesa en el Perú de antaño?

¿Cómo celebraban Fiestas Patrias los limeños de antaño? ¿Qué comían en la primera mitad del s. XX? ¿Cómo se adornada la capital? Gracias a las plumas de cronistas como Adán Felipe Mejía y Herrera (mejor conocido como el “Corregidor”), Manuel Atanasio Fuentes y José Diez Canseco se han guardado tales recuerdos. La socióloga e investigadora Isabel Álvarez nos brinda algunas luces gracias a los artículos del “Corregidor” que aparecieron en el diario “La Prensa” en 1946.

“Entre todas las viandas y potajes que se ofrecían y degustaban en las calles, plazuelas y casas, destacaba una que por su gran tamaño e imponencia requería de la fuerza bruta de dos o cuatro fortachones, quienes llevaban una imponente masa de harina hacia el centro del comedor de la casa y esa era la gigante empanada de 28 de Julio. Masa simple de harina huevo y manteca, sin rellenos ni sorpresas en su interior, pero sí con un malicioso punto de pisco sacramentado puro de Ica, y cubierto por una sutil y fragante capa del minúsculo y adorable ajonjolí, esta inmensa masa podía ser horneada en las pastelerías de los consagrados y famosos: la del Chapetón Mariño, la del Zambo Cubillas, o en la de la pastelera Zamudio que de tan famosa que era la calle tomó su nombre”, escribe la también propietaria de El Señorío de Sulco en el artículo “La regodeante añoranza de los sabores ventiochescos”.

Y para darles una mejor idea del escenario: humildes casas se adornaban con cadenetas y ramas de sauce para transformarlas en coloridas tiendas donde se ofrecía cebiches, causas, tamales y chicharrones. Y con un sol, los niños podían comprar cualquier postre en su imaginación: zango de pasas, ensimadas de huevo, roscas de manteca, mazamorra morada, bizcochos, melcochas, chapanas, suspiros, champuz agrio, alfajores de chirimoya o frejol colado. ¡Aquellos buenos tiempos!

MESA SERVIDA: LOS GUSTOS EN LOS PRIMEROS AÑOS DE LA INDEPENDENCIA

¿Y si quisiéramos ir más atrás? ¿A los años posteriores a la Independencia? No tenemos el dato exacto de qué se servía a la mesa por Fiestas Patrias pero sí de la tendencia de la época. De 1840 a 1880 -durante una etapa de mayor estabilidad económica- estaba de moda la cocina francesa. Durante el siglo XIX fue “la elegida para los eventos sociales y públicos; y se dejaba la comida tradicional popular, que a todos gustaba, para las citas caseras”, explicó Rosario Olivas, investigadora gastronómica, en una entrevista a “El Comercio” publicada en el 2012. Con el paso de los años, los gustos fueron cambiando. ¿Hoy, cómo celebran ustedes en su casa?

 

Cuéntanos tu experiencia