Regresar

Escuela de Baristas: formar a los próximos maestros del café

¿Se imagina a una niña, de 11 años, que se inscribe a un curso de métodos de extracción de café porque en el futuro quiere ser dueña de su propia cafetería? En un país donde el consumo anual por persona alcanza los 650 gr., ¿es posible seguir una profesión en este rubro y no morir en el intento? Juan José Bozzo tuvo el agrado de enseñarle a esta pequeña en la Escuela de Baristas y, antes que desilusionarse por los números, ve posibilidades para crecer. “Es interesante porque hay una oportunidad de incrementar (la cifra) tomando en cuenta que el Perú es un país con 11 regiones productoras de cafés especiales. En el mercado hay una demanda alta en el mundo del barismo. El tema de fondo es cambiar la cultura y para eso debemos enseñarle a la gente. Por eso hicimos la escuela”, explica el especialista.

Van tres años desde que se fundó la escuela -en convenio con la municipalidad de Miraflores- y por sus aulas han pasado unas 25 promociones (integradas por peruanos y extranjeros como ecuatorianos, chilenos, argentinos y colombianos). Inicialmente, se dirigían a bartenders que ya trabajaban; pero pronto se dieron cuenta que su público abarcaba mucho más. Sus alumnos son profesionales (de diferentes ramas) que ven en el café una buena opción de emprendimiento, estudiantes de cocina interesados en complementar su formación y jóvenes que lo ven como una carrera rápida y rentable.

“Un 30% de nuestros ex alumnos han abierto cafeterías con éxito o trabajan en una. Hace poco, tuvimos a una jovencita que se iba a estudiar a Australia. Se matriculó porque como barista podía conseguir empleo rápidamente y tener un ingreso económico. ¡Le va recontra bien!”, cuenta el director de la escuela. “En el Perú, hay una demanda en el mercado de baristas. Si quieres dedicarte a este oficio vas a encontrar trabajo con un sueldo interesante. Claro, cuanto más sabes, más opción de que te paguen una buena remuneración”, agrega el también dueño de Glotons que, a fines de mes, abrirá un local especializado en el café.

FORMACIÓN INTEGRAL

En un segundo piso se ha acondicionado la escuela incluyendo una pequeña cafetería y área de tostado. Juan José presenta orgulloso la Victoria Arduino, la máquina de espresso más precisa del mercado con un costo aproximado de $18 mil. Con ella (entre otras), los estudiantes aprenden el arte del café. En cinco semanas, reciben una educación completa desde clases prácticas sobre el tueste y la cata hasta técnicas de bar y servicio. “El aprender este oficio te permitir una serie de alternativas interesantes: la comercialización del producto, el tostado, verlo como un emprendimiento gastronómico y el propio barismo”, indica.

Antes de que comenzaran su examen final, conversamos con algunos de los alumnos de la más reciente promoción. Sentado en una de las mesas estaba el uruguayo Adrian Asallas: amante del café, deseoso en obtener un título de catador e interesado en el tema de tostado y exportación. Por su parte, Cristian Tuero (dueño de un negocio textil) llegó a este mundo sin gustarle la bebida amarga (eso ya es historia). A corto plazo, planea poner un negocio donde explotará todo lo aprendido lo cual transmitirá, a su vez, a sus futuros empleados. “Es un oficio interesante y la constante es que te apasionas por este mundo”, se despide Juan José y tiene razón: todos caen rendidos.

INFORMES ESCUELA DE BARISTAS:

Inicio de clases: 28 de agosto (turno mañana).
Mail y tlfos: informes@escueladebaristas.pe / 997-511909 / 989-142732

Cuéntanos tu experiencia