Regresar

El Cacaotal: una comunidad de adictos al chocolate peruano

El Cacaotal ha creado una comunidad de adictos… al buen chocolate peruano. Y somos testigos. Terminamos nuestra conversación con Amanda Jo pasadas las 8 p.m. -hora a la que cierra la tienda dedicada al cacao peruano- cuando escuchamos unos golpes en la ventana. Vemos un rostro pegado al vidrio, una voz que se disculpa por la hora y pide su dosis diaria de chocolate. Historia verdadera.

Cualquier amante del chocolate se sentirá emocionado al ingresar al espacio creado por Amanda Jo Elizabeth Wildey. Unas 35 marcas se lucen en los escaparates, algunas muestran el orgulloso sticker que las distingue como ganadoras regionales del International Chocolate Awards. Conocemos sus orígenes por los letreros: Tumbes, Ayacucho, Amazonas y más puntos en el mapa. Luego podrán probarlos pues Amanda guarda muestras de cada uno. “Perú es el país con más diversidad en cacao. Queremos que la gente conozca estos tesoros, su historia detrás y que se den cuenta de los diferentes perfiles pues un cacao de Piura es distinto al de Cusco”, explica la antropóloga estadounidense.

Un momento, ¿cómo es que una antropóloga de New Jersey termina abriendo una chocolatería en Perú? Antes de iniciar su maestría en Lima, ella trabajó como mano de obra en un cacaotal en Ucayali. Al comenzar sus estudios, su investigación se centró en proyectos que buscan articular el negocio del cacao peruano. Presentar la tesis (que se exhibe en el local) no fue suficiente, quería hacer algo concreto y generar ese cambio en la comunidad que busca la antropología aplicada. Así nació El Cacaotal como un espacio de unión entre productores e innovadores del cacao para articularse en el mercado. “Quería que sirviera a los productores que me habían acogido”, cuenta.

Amanda Jo no solo se dedica a vender -busca especialmente los hechos en provincias. Esta semana viajó a Junín para seguir ampliando su colección que ya cuenta con 9 marcas de Piura, San Martín, Pasco, entre otras- también aconseja al productor para conseguir un producto más atractivo en el mercado. Los puntos a trabajar: la transformación y el diseño del empaque. En regiones -sostiene- no hay acceso a máquinas adecuadas ni a técnicas para cumplir con los estándares internacionales al momento de transformar el cacao. “Siento que el conocimiento recién está llegando a provincias”, precisa.

Los chocolates que invita a formar parte de El Cacaotal cumplen dos requisitos: registro sanitario y calidad. Fuera de eso, “quiero que las personas sientan que pueden arriesgarse. Si tienen una idea loquita, que la prueben y con tal que el producto sea rico estarán acá. Al público le gusta encontrar novedades y rarezas”, afirma Amanda Jo. Así es como añadió a su stock chocolate añejado (“el chocolatero no tenía dónde venderlo, pero me pareció una idea interesante. Como tengo contacto directo con el cliente puedo darle a probar y explicarle por qué fue añejado”), tabletas con nuevos sabores (hierbaluisa, mango, ají) o jugando con los porcentajes (60% de cacao con leche, algo inusual);  además de curiosidades como aderezos de carne hechos con la cáscara de la mazorca de cacao. Atrevánse a probarlos.

LOS IMPERDIBLES

– Chocolate Elizza: hecho Tarapoto, con 60% de cacao y hierbaluisa. Mejor producto innovador en Expo Amazónica.
– Chocolate T’inkiy al 90% con cacao de Cusco. Es un sabor fuerte, a malta y un ligero toque cítrico.
– Chocolate Cocama al 75% con cacao de Piura sal de Maras. La sal resalta mejor el cacao.
–  Elemento: han lanzado tres versiones a 70% pero se distinguen por jugar con los tostados: ligero, medio e intenso. Trabajan directamente con la comunidad awajún.
– Las trufas de Magia Piura. Vienen en 5 presentaciones, recomendamos la de ganache al 72% y la que viene con relleno de lúcuma cubierta con cañihua.
– Pregunta por el chocolate añejado: al 85% con 8 meses y de 1 año. Amanda lo recomienda para añadir al hornear queques o galletas.

$$ (PROMEDIO)
– Tableta de 70 gr. S/.20.
– Tableta de 50 gr. S/.12-15.
– Tableta de 30 gr. S/.10.
– Minitabletas: S/.2 (hay 11 presentaciones de Tree Bar Qaqaw)

LUGAR: Jirón Colina 108, Barranco.
HORARIO: Lunes a sábado, de 11 a.m. a 8 p.m. (Cierra viernes). Domingos, de 10 a.m. a 6 p.m.
CASA ABIERTA: Este domingo 1, por el Día del Cacao y el Chocolate Peruano, invitarán a los diferentes productores chocolateros con los que trabajan y se realizarán degustaciones. “Si hay una marca que te gusta mucho, no hay nada más emocionante que conocer al mismo chocolatero y preguntarle lo que desees”, comenta Amanda.

 

Cuéntanos tu experiencia