Regresar

Jóvenes cocineros brindan sus tips para el éxito

El éxito les sonríe. Cumplieron el sueño de abrir el restaurante propio y -a punta de disciplina, empuje y creatividad- hoy son un modelo para miles de estudiantes deseosos de seguir sus pasos. Moma Adrianzén (Jerónimo), Kumar Paredes (Ku.Mar), Betsi Albornoz (El Populacho) y Wilson Villar (Meriba) son cuatro jóvenes cocineros y exitosos emprendedores que contaron sus experiencias en el II Congreso Internacional de Gastronomía. Con un auditorio repleto de estudiantes de cocina, ellos compartieron algunos consejos que los ayudaron en su camino. Acá resumimos sus ideas.

MOMA ADRIANZÉN: “Nunca me vi trabajando en un restaurante como cocinero, pero la vida me llevó ahí. Más allá del talento, sino tienes disciplina no vas a ser nadie. Me aventuré a viajar por 16 años en el extranjero cuando la cocina peruana no la conocía nadie. Buscaba un trabajo, era disciplinado y cuando llegaba a ser parte del equipo de confianza me iba a otro lugar para volver a ser la última rueda del coche. Trabajaba horas extra porque quería superarme. Abrí mi restaurante Jerónimo hace 7 meses con una buena respuesta gracias a mi equipo. Un consejo: en Perú la falta de profesionalismo es demasiado. Sean gente de confianza, no uno más. ¡Hazte notar! El día que seas una pieza importante en la cocina, ve a otro restaurante para aprender más. Que se peleen por tu trabajo”.

KUMAR PAREDES: “De los cuatro, soy el único que no ha estudiado cocina. Abrí un puesto de mercado porque quería saber si esto era para mí. En los otros puestos apostaron cuánto duraría: 7 meses porque de ahí nos mudamos a nuestra actual cebichería. Les quiero compartir una serie de pasos que a mí me ayudaron. Primero tener un sueño y creer en él. En mi mente no estaba el fracaso. Luego reconocer nuestras habilidades y limitaciones. También perder la vergüenza: muchos no inician un negocio por el miedo al qué dirán. Cuarto: respetar al público, darle lo mejor para que regresen pues ellos son tu pilar. Seguir aprendiendo e innovar. Sexto, la importancia del equipo porque ellos te respaldan. Y disfruten el trayecto”.

BETSI ALBORNOZ: “El Populacho se encuentra en Villa María del Triunfo porque quería descentralizar la gastronomía tan presente en Miraflores o Barranco. Decidí tener una carta pescados y mariscos recogiendo platos tradicionales peruanos. En el tema de bebidas, trabajo con cervezas artesanales. Al inicio dudaban, pero ahora se ha abierto un mercado para ellos. Contraté a amas de casa porque sentía que debía aportar algo a mi zona. No tendrán estudios profesionales, pero hacen las cosas con amor y nos complementamos. Recuerden que emprender en el ámbito gastronómico no es necesariamente abrir un restaurante. Hay muchas opciones como el turismo vivencial o la fotografía”.

WILSON VILLAR: “Soy de Tingo María. Mi restaurante Meriba nace para preservar la alacena de nuestra Amazonía. Ahora también tenemos una sede en Huánuco. Viajé a Argentina y volví para estudiar la cocina ancestral de mi región. Primero conozcámonos. El turismo y la gastronomía son aliados estratégicos para desarrollar una ciudad. Por eso armé talleres de cocina regional con alianzas público y privadas. Estamos descuidando al productor – campesino que es el principal eslabón de la cadena. Mientras que en Lima no había limones, en la Amazonía teníamos una variedad [presenta una hermosa mesa con distintos limones, ajíes, papas, coconas, flores comestibles y pescados de su ciudad]. Todo lo que está acá, no se ve o no se conoce. La Amazonía me enseña a diario y que yo sea tradicional no me quita el sueño de hacer cocina de vanguardia”.

 IICIGjovcocinero_2

Wilson adornó la mesa con una variedad de papas, limones, ajíes, flores comestibles y más traídos de Tingo María.

Cuéntanos tu experiencia